Compara Presupuestos Instalación Placas Fotovoltaicas

Compara Presupuestos Instalación Placas Fotovoltaicas Pinto. Técnicos autorizados con 30 años de experiencia y con los mejores precios del sector.

Cuando la industria de las placas fotovoltaicas comenzó a comercializar productos diseñados para el público en general a finales de la década de los 70, nadie se imaginó que con el paso del tiempo emergería un mercado capaz de generar millones de dólares en ganancias cada año, pero pronto comenzaron a acentuarse los problemas ambientales derivados del cambio climático y de repente todo el mundo se dio cuenta de la urgente necesidad de reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles en favor de fuentes de energía limpia y sustentable, así como de modificar nuestros hábitos de consumo si es que realmente queremos seguir teniendo un planeta en el que podamos vivir con nuestros propios medios.

Compra tus placas fotovoltaicas

Así, el módulo fotovoltaico se convirtió en el símbolo más emblemático de esa nueva forma de pensar y de concebir nuestra relación con el medio ambiente, por lo que el técnico especialista pasó a ser una especie de héroe anónimo que combina las habilidades de un electricista con las de un herrero e inclusive con las de un obrero de la construcción. Sin embargo, el más grande reto que actualmente enfrentan los técnicos especializados en la instalación de sistemas de energía fotovoltaica consiste en comunicarse con sus clientes de una manera sencilla para asesorar a estos sobre las mejores soluciones disponibles de cara al problema que desean resolver. Por lo tanto, en nuestra empresa instaladora de placas fotovoltaicas en Pinto hemos decidido poner a tu disposición los siguientes consejos y recomendaciones para que sepas sacarle el mayor provecho a las recomendaciones que te haga cualquier técnico en el momento de elaborar tu presupuesto.

Precio de la instalación placas fotovoltaicas

¿Cómo instalar una placa fotovoltaica?

Así pues, un conjunto de celdas fotoeléctricas conectadas en serie y varias de estas series en paralelo, conforman una placa o módulo fotovoltaico (que es lo que comúnmente se ofrece en el mercado), luego varios módulos conectados en serie y fijados a un marco de aluminio anodizado mediante tornillos allen de acero inoxidable y pinzas zeta para hacerlo más ligero y resistente a la intemperie, es lo que se conoce como panel fotovoltaico y varios paneles conectados y fijados del mismo modo es lo que se denomina matriz fotovoltaica (vulgarmente conocida como ensamblaje o armazón). Al dorso de cada panel se encuentra una caja de conexiones y a cada matriz se le suele instalar un seguidor solar (dispositivo computarizado que mediante sensores y servomotores, alinea la matriz siempre de cara al sol) que funciona gracias a un montaje articulado y a la holgura que se le deja al cableado cuyo grosor incrementa de manera proporcional al amperaje para así incorporar tantos filamentos de oro, plata o cobre como permitan sus conectores de tipo USB si bien son los del tipo MC4 los que garantizan una conexión impermeable, en especial con al aislante de corriente directa.

La carga que pasa por dicho aislante de corriente directa, llega a un medidor de generación antes de ser modulada por el controlador de carga que alimenta las baterías y desvía el excedente a la red eléctrica en caso de que se haya implementado convenios de balance neto; mas es la energía de las baterías la que a fin de cuentas pasa al inversor (también llamado convertidor o transformador)  para convertirse en corriente alterna justo antes de pasar por la caja de fusibles que precede al aislante de corriente alterna y a partir de allí se transmite la carga a los puntos de consumo final.

También existe cierto tipo de módulos cuyo diseño incluye concentradores a modo de espejos o lentes que dirigen la luz hacia la cara fotosensible de las células más costosas como las de teluro de cadmio o arseniuro de galio con el propósito de optimizar su desempeño y así evitar o posponer la compra de otros módulos. Consideraciones estas, que influyen en la configuración de las estructuras de base pues si bien poseen dimensiones y medidas acordes al tamaño y grosor de los módulos y paneles, pueden llegar a requerir de un mayor número de carriles de fijación o de losas de fundación dependiendo del peso del sistema y del tipo de superficie a ocupar.

Qué son las placas fotovoltaicas

¿Qué son las placas fotovoltaicas?

Las placas fotovoltaicas o módulos fotoeléctricos que erróneamente se conocen también como paneles fotovoltaicos, son básicamente dispositivos con forma de tablero que absorben la radiación solar y la transforman en energía eléctrica de corriente directa o continua. En el mercado hay paneles de diferentes tamaños y cada uno de ellos contiene dentro un conjunto de celdas solares o más bien células fotovoltaicas cuyo tamaño y materiales constitutivos determinan su potencia individual, si bien todas las de un mismo tablero son siempre idénticas.

Estas células o celdas vienen conectadas en serie para incrementar su voltaje total hasta una potencia determinada y cada serie se conecta a otra en un circuito paralelo para aumentar el amperaje de todo el conjunto, conformando el conocido patrón que se observa en la cara de cada módulo, de modo que la potencia de salida de cada uno de ellos se mide en vatios y es el resultado de multiplicar su voltaje por su amperaje.

Cómo funcionan placas fotovoltaicas

¿Cómo funcionan las placas fotovoltaicas?

Cada una de las células o celdas de un módulo fotovoltaico, no es más que una oblea obtenida al cortar una barra de silicio (cristalino o amorfo) o de teluro de cadmio y en épocas más recientes, de arseniuro de galio (fabricado específicamente para la industria fotovoltaica, por lo que es más eficiente pero también más costoso). Estas obleas de material fotosensible son luego pulidas minuciosamente hasta eliminar las imperfecciones dejadas por el instrumento de corte, dándoles de paso el grosor preestablecido por el fabricante dependiendo de si se trata de un módulo rígido o uno semiflexible de película fina.

Seguidamente, dicho fabricante agrega micro partículas de impurezas (cuya composición es un  secreto industrial) sobre la cara que quedará expuesta al sol, de tal suerte que al recibir radiaciones directas, algunas de ellas capturan fotones (carga positiva) y las demás electrones (carga negativa), produciéndose su reagrupación molecular a causa de lo que se conoce como Efecto Fotovoltaico y es esto lo que genera la diferencia de potencial que a su vez da pie a una corriente eléctrica continua, la cual fluye en una celda de unos 6 centímetros de diámetro a razón de más de 0,5 amperios por cada 0,5 voltios, o sea que equivale a cerca de 90 vatios por metro cuadrado de instalación bajo condiciones ideales de luminosidad, temperatura y humedad.

A las celdas de arseniuro de galio y de teluro de cadmio que son las más usuales en instalaciones de gran envergadura, les siguen en eficiencia las de silicio mono-cristalino que son las más comúnmente usadas en el mercado general debido a que su coste es más razonable en relación al uso que les da el consumidor promedio, a su inherente capacidad de generación eléctrica (idónea para la mayoría de los hogares y pequeñas industrias), a su durabilidad y a la posibilidad de amortizar la inversión realizada en un lapso perentorio, después le siguen las de silicio poli-cristalino y por último las de silicio amorfo (típicas de las calculadoras y los relojes solares).

Las células de silicio mono-cristalino se componen de fragmentos provenientes de un solo cristal de silicio y por esta razón el material fotosensible es mucho más puro, mostrando una reagrupación molecular mucho más uniforme; mientras que las células de silicio multi-cristalino o poli-cristalino se componen de fragmentos provenientes de diversos tipos de cristales en varios grados de formación y es por ello que son menos eficientes, al tiempo que las células de silicio amorfo son aquellas compuestas por partículas minerales que aún no se han consolidado en forma de cristales lo cual restringe las aplicaciones en las que se pueden emplear.

Guía para una correcta instalación placa fotovoltaica

Precio instalación placas fotovoltaicas en Pinto

Por fortuna, el precio de las placas fotoeléctricas ha venido descendiendo de manera sostenida durante los últimos 37 años, especialmente a partir del año 2005 cuando la industria supo aprovechar los nuevos adelantos en la tecnología de materiales y el bajo coste de los insumos semiconductores desechados por los fabricantes de ordenadores y circuitos electrónicos, poniendo la energía fotovoltaica al alcance del público en general. Aunado a ello, los problemas ocasionados por el calentamiento global han despertado un creciente interés en las energías alternativas, entre las que la fotovoltaica destaca por su eficacia, eficiencia y efectividad.

En tal sentido, no son pocas las instituciones públicas y privadas que ofrecen subsidios, subvenciones, exenciones e incentivos destinados estimular la implementación de sistemas de energías limpias en general y de la energía fotovoltaica en particular, siendo España uno de los más interesados en volver a liderar esta iniciativa en el seno de la Unión Europea. Por consiguiente, aunque es obvio que la inversión inicial puede ser costosa en función de las condiciones y características del sistema a instalar, no es menos cierto que en España los costes de instalación oscilan entre los 300 y 400 euros por metro cuadrado y se amortizan en un lapso que va de los 3 a los 5 años en virtud de su eficiencia. Así es que si estas interesado en instalar un sistema de energía fotovoltaica para tu vivienda, comercio o industria, no lo dudes más y ponte en contacto con el panel de técnicos especializados en instalación de placas fotovoltaicas en Pinto, con gusto te ayudaremos a elaborar un presupuesto con las soluciones que mejor se adaptan a tus necesidades.

Ventajas placas fotovoltaicas

Ventajas de las placas fotovoltaicas

Como ya señalamos con anterioridad, la energía fotovoltaica destaca entre las energías renovables por su eficacia, eficiencia, efectividad y rentabilidad, no obstante vale la pena hacer énfasis en las ventajas que se detallan a continuación:

  • Cuando llegan al final de su vida útil, los módulos fotovoltaicos se pueden reciclar hasta en un 95%.
  • Se trata de una tecnología sustentable que está al alcance incluso de los países en vías de desarrollo, ya que los componentes necesarios para fabricar las celdas fotoeléctricas se pueden obtener a partir de insumos desechados por la industria de los semiconductores y de los artefactos electrónicos.
  • Cuando los módulos se colocan sobre un tejado dejando un pequeño espacio debajo de ellos, se genera un túnel de viento que ayuda a climatizar la vivienda durante el día y a preservar su calor durante la noche.
  • A pesar de que es muy poco común, cuando estos paneles se instalan sobre un depósito de agua se reduce en más de un 10% la pérdida de líquido a causa de la evaporación.
  • Hoy en día se pueden adquirir placas fotoeléctricas en los más variados tamaños y para los más diversos usos, pudiendo instalarse prácticamente en cualquier lugar como ha ocurrido con las que han sido instaladas en las tejas para aprovechar las cualidades aislantes de la arcilla mientras se procura que el tejado produzca electricidad tanto para el autoconsumo como para aprovechar los planes de balance cero.
  • En cuanto al cableado, los conductores de aluminio han demostrado que pueden transmitir la misma carga de los cables de cobre pero a una temperatura muchísimo menor y un coste más bajo.
  • Si alguna de estas placas recibe un impacto que afecte el funcionamiento de algunas de sus células, pueden instalarse externamente varios diodos que sirvan de puente para remediar la problema y optimizar el desempeño de las celdas aún en funcionamiento.
  • Entre los módulos más costosos y sofisticados se encuentra algunos modelos capaces de generar electricidad a partir de radiaciones con frecuencia inferior a la del espectro visible, por lo que pueden trabajar aún bajo un cielo nublado o un torrencial aguacero y su eficiencia es tal que valdría la pena iluminarlos durante la noche con una lámpara monocromática que de acuerdo con los estudios preliminares que se han realizado, podría elevar la productividad de cada módulo en aproximadamente un 50%.
  • En la actualidad, existen módulos flexibles de película fina que no solo son más livianos sino que se pueden instalar en una mayor variedad de superficies eso sin dejar de mencionar que el futuro depara el advenimiento de placas fotovoltaicas con compuestos orgánicos como los que se encuentran en los OLED.

Si tienes más preguntas o deseas un profesional para instalar paneles fotovoltaicos en Pinto entra a Asistecnik y pide tu presupuesto AHORA….